DERECHO AL SILENCIO. COMO AFECTA EL RUIDO EN EL DÍA A DÍA.




Vivir en las ciudades implica tener que “acostumbrarse” al bullicio cotidiano. No hay un lugar o un espacio donde fluya el silencio por completo. Sin embargo no nos damos cuenta hasta qué punto el ruido  perjudica nuestra salud física y mental.

La contaminación sonora provoca efectos negativos en el ser humano hasta cuando duerme y cree que no escucha los estímulos agresivos que el ambiente le impone: ruido de coches, tabiques de papel y vecinos poco respetuosos, televisores y radios a demasiado volumen, etc… estimulan la producción hormonal por causa del estrés auditivo y, así ciertas áreas de nuestro cerebro siguen afectadas por esta situación insalubre.

Efectos perjudiciales al ruido son:

  •         Taquicardia (aceleración del pulso) y aumento de la presión sanguínea.
  •          Aceleración de la frecuencia respiratoria.
  •          Mayor secreción ácida del estómago y de hormonas suprarrenales.
  •         Menor concentración y rendimiento intelectual.
  •          Inquietud, irritabilidad y fatiga.
  •         Dificultades para conciliar el sueño, también despierta al que ya está dormido, reduciendo la profundidad del sueño.
  •          A largo plazo la exposición prolongada al ruido debilita también el sistema inmunológico y afecta a los procesos de renovación celular.



Por todo ello, la posibilidad de apreciar ese “silencio” es una oportunidad que debemos darnos para mantener una buena salud.

La única forma de combatir la contaminación sonora es producir menos ruido, aunque también hay maneras de paliar los efectos negativos del ruido; paseos por la naturaleza, la Meditación, el Yoga, una actitud responsable con el medio ambiente (realizando menos ruidos) e implementando algunas medidas en el hogar con materiales aislantes para protegerse mejor.

No olvides que, todos tenemos derecho al silencio.