REÍR, EL MEJOR ANTIESTRÉS



Todos utilizamos la risa (y aún más la sonrisa), para esconder el miedo, la vergüenza y otras tensiones que se producen en las relaciones con los demás. Sin embargo, muchos hemos olvidado aquella risa que nos invadía tan a menudo cuando éramos niños, una risa sincera y espontánea que brotaba de lo más profundo llenándonos de felicidad.
Cuando reímos movemos más de 400 músculos. Es el ejercicio aeróbico más sano. Se ha comprobado que un minuto de risa equivale a 45 min. de relajación y 3 min. de risa equivalen a 10 min. de remo enérgico.
Como contrapartida, una hora de angustia es igual al desgaste de 5 horas ininterrumpidas de trabajo físico.
La risoterapia es conceptualizada hoy en día como un método para afrontar mejor la vida cambiando la forma de pensar, de negativa a positiva. El estado emocional y la percepción se transforman gracias al desarrollo de la alegría, el optimismo y el humor. De esta manera incide en el sistema inmunológico, previniendo y combatiendo, siempre en paralelo al tratamiento médico, enfermedades, estados depresivos, de angustia, estrés…
La risoterapia no es solo la curación a través de la risa, sino que comprende también abrir nuestra capacidad de amar, de comunicarse, de relacionarse, de llegar al éxtasis, al silencio, a la creatividad, al placer y al bienestar. Además también, se eliminan los pensamientos negativos derivados de un estado mantenido de estrés, y se es capaz de relativizar los problemas.
“La risa es un verdadero desintoxicante moral, capaz de curar o por lo menos atenuar la mayoría de nuestros males. Y además, no hay ningún peligro si se supera la dosis”
Dr.Rubistein